Ventajas sociales, energéticas, ambientales y económicas del autoconsumo fotovoltaico

09.12.2019

El autoconsumo fotovoltaico tiene varias ventajas sociales, energéticos, ambientales y económicos, tanto desde un punto de vista global, como del particular del consumidor y del sistema eléctrico, según el Instituto Catalán de Energía.

Socialmente, supone un ahorro económico para el consumidor, que pasa a tener el control de la gestión energética.

Energéticamente, contribuye a la seguridad y la garantía de suministro. A la vez, reduce el consumo de combustibles fósiles y la dependencia del exterior, ayuda al cumplimiento de los objetivos en materia de renovables, evita las pérdidas asociadas al transporte y distribución de energía y contribuye a la reducción del precio marginalista del mercado eléctrico, entre otras ventajas.

Desde el punto de vista ambiental, allana el camino de la descarbonización de la energía y mejora la calidad del aire.

Económicamente, en último término, favorece los modelos de negocio ligados a la agregación de la energía, incentiva la actividad económica e industrial, mejora la competitividad de las empresas y fomenta la creación de lugares de ocupación no deslocalizables.