Instalación de Placas Solares para Autoconsumo

06.04.2020

La energía solar se ha convertido en la mejor alternativa no solo para ahorrar en la factura de la luz, sino también para contribuir al cuidado de nuestro planeta, pues se trata de una de las energías renovables más limpias que existen en la actualidad, una energía además que puede producirse de forma inagotable y que, en nuestro país, con tantas horas de luz solar al día, debemos aprovechar.

La instalación de placas solares para el propio consumo, por tanto, no solo resulta imprescindible para disfrutar de esta energía limpia y gratuita en una casa unifamiliar, en una comunidad de vecinos o en una vivienda, sino que también es la mejor opción para controlar el gasto en edificios de oficinas y pequeñas o grandes empresas.

Desde Solideo, con estas líneas y en este blog, queremos ayudarte a que puedas tomar la decisión definitiva y optar por la instalación de las placas solares para autoconsumo. Por ello, y en un principio, creemos que es muy importante explicarte tanto su funcionamiento, como cuál es la mejor ubicación para los paneles, los pasos a seguir para la instalación, orientarte sobre el precio de la propia instalación y con quién es mejor contactar para que la coloque en tu edificio o vivienda.

Antes de entrar en cada una de estas cuestiones, lo más importante, por tanto, es saber de qué estamos hablando. 

¿Qué es la energía solar fotovoltaica?

El sol es una fuente inagotable de energía que emite irradiación solar de forma inagotable. Ésta puede ser transformada en energía eléctrica mediante paneles solares, que están formados por células fotovoltaicas, y que activan los electrones generando así la corriente eléctrica. Estas células pueden ser de silicio monocristalino, que se forman a partir de un único cristal de silicio puro, de silicio policristalino, que están compuestas por varias capas de cristales; y de silicio amorfo, donde el silicio conforma una red cristalina desordenada.

Es una energía completamente libre de residuos contaminantes, de hecho, se posiciona como una de las mejores alternativas para contrarrestar las emisiones de CO2, gases de efecto invernadero y otros contaminante producidos por los combustibles fósiles como el gas, el petróleo o el carbón. Es por este motivo, que en tiempos como los actuales, cuando el planeta necesita que lo cuidemos más que nunca, la energía solar se posiciona como la mejor alternativa para aquellos que quieren hacer algo para cuidar el medioambiente.

Además, y lo más importante, esta energía generada mediante paneles solares, puede ser utilizada de la misma manera que la energía que obtenemos de la red eléctrica, lo que quiere decir, que podemos utilizarla para el funcionamiento de electrodomésticos y domótica, para nuestros sistemas de climatización como calderas o aires acondicionados, y para cualquier otro tipo de maquinaria que precise de corriente eléctrica para su funcionamiento, y desde el mismo instante en que queda instalada la instalación.

Otras de las ventajas de las instalaciones de placas solares fotovoltaicas frente a otros medios de producción de energía, es que el mantenimiento de las placas solares es mínimo, dada su sencillez tecnológica, e incluso se puede realizar sin necesitar siempre la intervención de un profesional. Además, cabe recordar, que la energía fotovoltaica es de las energías más seguras que existen en el mercado.

Hay que destacar otro factor importante a tener en cuenta. Y es el hecho de que en España contamos con muchas horas de sol, cosa que debemos aprovechar. Según los datos proporcionados por la AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) los valores de irradiación solar directa van entre 1.26 hasta 6 (kW/m2 por día) en los meses de diciembre y julio. Esto supone una producción que fluctúa entre 0,246 y 1,184 kW/m2 por día, gracias al rendimiento del 20% del que disponen los paneles solares a día de hoy. Por lo tanto, una vivienda con una superficie de entre 10 y 30 m2 para la instalación, sería capaz de autoconsumir más de un 80% de su consumo energético anual.

¿Dónde instalar las placas?  

La respuesta es tan sencilla como que se puede instalar en cualquier superficie libre de sombras, ya sea en un tejado, en una terraza o en el suelo en un terreno con una superficie mínima de entre 20 y 30 m2. Es por ello que la instalación de placas solares para autoconsumo es factible en cualquier edificio ya sea en casas o viviendas unifamiliares, así como edificios de vecinos, edificios de oficinas, naves industriales o edificios públicos que cumplan con este requisito.

También hay ciertas recomendaciones o ventajas, según la zona geográfica del país donde se quiere ubicar la planta fotovoltaica de autoconsumo. En función de si la vivienda o edificio está en el norte o en el sur del país, se podrá rentabilizar mucho más este tipo de tecnología. No en vano, las instalaciones fotovoltaicas situadas en el sur de España, dispondrán de hasta un 20% más de irradiación solar que la situadas en el norte, por lo que con un menor número de paneles solares instalados se consigue producir más energía en el sur que en el norte.

En 2019, según las estadísticas oficiales, la instalación de placas solares triunfó sobre todo en viviendas unifamiliares y en comunidades de vecinos. La explicación es que tanto particulares como comunidades de vecinos se dieron cuenta de la alta rentabilidad a corto-medio plazo que consiguen con la instalación de placas de energía solar fotovoltaica. Además, desde el año pasado hubo por parte de los gobiernos un claro fomento a la instalación de paneles solares, y se pusieron en marcha numerosas bonificaciones especiales. Y es que, está claro que, instalar una instalación fotovoltaica permite revalorizar la vivienda tanto para la venta como para el alquiler, dado que el nuevo inquilino verá reducida ampliamente su factura de la luz.

¿Cuánto cuestan las placas solares?  

La instalación de placas de energía solar puede requerir de una inversión inicial elevada, pero hay que ver el precio de la instalación de placas solares como una inversión a largo plazo, puesto que desde el momento en que empiezan a funcionar, el usuario empieza a ahorrar dinero en las facturas de la luz. De hecho, desde el año 2010, el coste de la energía fotovoltaica ha disminuido hasta un 70%, según la Agencia Internacional de la Energía (IEA), mientras que las facturas de gas y electricidad tradicionales han ido aumentando a un ritmo de 3,5% al año.

Para saber, más o menos, lo que puede costar una instalación de placas solares de autoconsumo hay que tener en cuenta varios factores:

  • El precio del panel solar. Que puede variar entre los 800 €/kW y los 2.000€/kW. A medida que aumenta el número de placas a instalar, el precio del panel va bajando.
  • La cantidad de superficie de panel solar a instalar. El cálculo lo realizamos en Solideo teniendo en cuenta el lugar donde se va a instalar, la superficie, el número de placas necesarias, etc.
  • Importe de las subvenciones para placas solares-. Otra gestión que también realizamos en Solideo. De hecho, ofrecemos la gestión integral de la instalación de la energía solar fotovoltaica, incluida la tramitación de todas las licencias, subvenciones y bonificaciones (IBI) para este tipo de tecnología, legalización de la instalación y financiación. Y es que, es importante recordar que existen desgravaciones en el IBI y subvenciones a disposición de los consumidores que pueden reducir mucho el coste de instalación de las placas solares.

Cómo solicitar un presupuesto para Placas Solares

A la hora de solicitar un presupuesto para la instalación de placas solares fotovoltaicas, habrá que valorar las dimensiones de la vivienda o el edificio, y la de la zona donde irán ubicadas los paneles solares, ya sea el tejado, la terraza o el suelo. Pero también se valorará la orientación, la inclinación del terreno y el tipo de edificio y/o vivienda. Además, se debe valorar también el consumo eléctrico y la potencia contratada actuales, así como el tipo de calefacción que tiene el edificio o la vivienda.

En Solideo damos respuesta a todas estas cuestiones, a la hora de pedir un presupuesto, porque queremos ser más que un proveedor, queremos convertirnos en un partner energético, en el experto energético de confianza que le aconseja en todo momento las soluciones óptimas, según sus necesidades. Por ello, es importante ofrecer asesoramiento energético desde que realizamos el presupuesto y el diseño de soluciones a medida de cada usuario, hasta la gestión de la energía, incluyendo además el asesoramiento en la compra, las medidas de ahorro o el control y la auditoría de la facturación.

Componentes de una instalación de placas solares

Las instalaciones fotovoltaicas están compuestas por diversos componentes. Los básicos son los paneles solares, el inversor, el sistema de monitorización y el contador bidireccional. Estos componentes son comunes para la mayoría de instalaciones, aunque a veces, también se instalan otros componentes como las baterías.

Los paneles fotovoltaicos son los que quedarán instalados en el tejado de la casa o del edificio, captarán la energía del sol y la transforman en energía eléctrica.

El inversor es un equipo de tamaño reducido que deja la energía eléctrica generado por los paneles fotovoltaicos lista para ser utilizada en tu casa (convirtiendo la corriente continua a corriente alterna). Dentro de los inversores se pueden diferenciar dos tipos en función de la modalidad de instalación fotovoltaica elegida:

  • Inversores para instalaciones con conexión a red: permiten utilizar la energía de nuestros paneles tanto para uso propio como para ser volcada a la red.
  • Inversores para instalaciones de autoconsumo aisladas con baterías: el inversor se encarga de adecuar y transformar la energía ya sea para alimentar las batería o ser distribuida para el uso doméstico.

Por su parte, el sistema de monitorización es el encargado de enviar la información del estado de la instalación y de la generación de energía a tu teléfono móvil y a nuestro Centro de Control. Porque es importante que cada usuario tenga controlado el buen funcionamiento de las placas solares de energía fotovoltaica y monitorice su funcionamiento, pero en Solideo también vigilamos que tu sistema esté funcionando correctamente, por ello controlamos a distancia el mantenimiento de la instalación con este sistema de monitorización.

Y finalmente, el contador, ya instalado en la vivienda, contabiliza la electricidad que se consume en el hogar y, a partir del momento en que funcionen los paneles de energía solar, contabilizará también la electricidad sobrante, que se inyecta a la red de la compañía.  

Componentes secundarios de una instalación fotovoltaica

Pero en una instalación solar fotovoltaica además, hay otros componentes secundarios a instalar, por ejemplo:

  • Estructura de soporte de las placas solares. Construidas con materiales resistentes a la corrosión, proporciona el anclaje y orientación de los paneles solares. Además existe la posibilidad de instalar estructuras móviles que orientan el panel solar a lo largo del día en función de la posición solar, maximizando su producción.
  • Contador bidireccional. Que permite contabilizar la energía generada junto con la energía consumida de la red, realizando el cálculo para la aplicación del balance neto a final de mes.
  • Regulador de carga. Controla la cantidad de energía destinada a nuestras baterías a través de nuestros paneles solares.
  • Cableado de la instalación. Estará formado por cables aislados similares a los utilizados en nuestra instalación de red eléctrica. También debe incluir el cable de conexión a tierra.

Kits de placas solares

Como decimos, el autoconsumo fotovoltaico proporciona al usuario la posibilidad de convertirse en productor de su propia energía eléctrica, aprovechando la energía renovable e inagotable del sol. Nos permite, por lo tanto, producir energía de forma gratuita y ahorrar en la factura de la luz.

La forma más rápida, ágil y sencilla de convertirse en usuarios de este tipo de energía es adquiriendo los denominados kits de placas solares de autoconsumo, que permiten generar y consumir electricidad durante las horas en que haya sol.

Un kit solar para autoconsumo engloba todos los componentes que se deben instalar para poder producir energía eléctrica en la vivienda, el edificio, o el solar mediante la radiación solar. Los kit solares vienen listos para montar y aseguran la compatibilidad de todos los componentes que vienen. Por lo que es, posiblemente, la opción más fácil, rápida y económica para empezar a utilizar la energía solar. Porque además, en algunos casos, es posible realizar la instalación por nuestra cuenta, ahorrándonos también los costes del instalador externo. Es precisamente ahí donde radica el auténtico ahorro, respecto a la instalación de placas de energía fotovoltaica, ya que en este segundo caso, siempre es necesaria la instalación por parte de empresas profesionales y técnicos especialistas, lo que encarece la inversión inicial.

Para entender qué son realmente los kits de placas solares de autoconsumo, hay que pensar que son sistemas fuera de la red eléctrica, que permite un auténtico autoconsumo directo Estos kits pueden tener o no batería. Los kits de autoconsumo con baterías almacenan la energía producida y no gastada, a diferencia de los de autoconsumo directo, que generan la energía que se consume de forma inmediata por los aparatos eléctricos que estén conectados en la vivienda en ese momento. De esta forma, cuando las placas solares estén generando electricidad, se reducirá la factura de la luz, ya que se aprovechará la energía solar en lugar de la red eléctrica.

El autoconsumo instantáneo permite, por tanto, que toda la energía generada sea consumida por las propias cargas de la instalación, sin que se inyecte energía a la red eléctrica. Esto agiliza todo, por lo que permiten adaptarse a cualquier tipo de instalación, desde una vivienda hasta una autocaravana. Veamos las diferencias en cada caso:

  • Kit solar para una vivienda aislada.

Permite abastecer de energía gratuita a aquellas viviendas que no pueden estar conectadas a la red eléctrica por cualquier motivo, ya sea por su ubicación o por otras causas. Este tipo de instalaciones son ideales, por tanto, para viviendas donde no hay acometida de red o viviendas que quieren desconectarse del sistema eléctrico y no depender de los vaivenes del precio de la electricidad.

  • Kit solar para una vivienda conectada a red.

También son útiles, ya que permiten autoconsumir nuestra propia energía durante el día y vender los excedentes gracias a estar conectados a la red eléctrica. Son el formato más vendido y está recomendado para todo tipo de viviendas que quieran ahorrar en su factura de la luz.

  • Placas solares para autocaravanas.

Las placas solares permiten obtener energía gratuita sin necesidad de tener conectada la autocaravana o el motor encendido. Se instalan en el techo y gracias a las baterías, los usuarios podrán usar todos los aparatos eléctricos de la caravana independientemente de dónde estén estacionados, ya sea perdidos en una montaña o en medio del desierto. .

  • Kit solar para una casa de campo con piscina o riegos.

Con el kit solar se podrá reducir la energía consumida tanto por riegos automáticos como por piscinas. De hecho, los kits solares son muy utilizados para el bombeo directo o riego solar, ya que permiten transportar el agua de un pozo hasta un depósito, plantación o un bebedero para animales de manera gratuita durante las horas de sol.

En definitiva, otra opción a tener en cuenta para tomar la decisión definitiva de pasarse o no al autoconsumo de energía solar. La opción cada vez más limpia y barata de obtener energía. 

Entradas Relacionadas: