Casas ecológicas con instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo como principal fuente energética

09.10.2020

El diseño exitoso de una casa no solo requiere estética y comodidad, sino también la implementación de prácticas amigables con el medio ambiente y el logro de ahorros energéticos. Mediante el uso de materiales naturales como la madera, el uso de tecnologías ecológicas como la generación de energía fotovoltaica o la aerotermia, así como la implementación de métodos de construcción limpios, la ecología debe ser un centro de gravitación de las casas del siglo XXI.

Diseñar una casa a la medida de su entorno

Es fundamental diseñar una casa teniendo en cuenta el clima y el entorno, así como la orientación del terreno con respecto a los movimientos del Sol a lo largo del año, el paisaje y los vientos. Para tener éxito, cuando se diseña una casa debe adaptarse la estructura de la casa, diferentes estancias y volúmenes para limitar la exposición a la intemperie.

Una buena consideración de las características ambientales de un terreno no solo mejorará la comodidad de una casa al maximizar la luz natural y las aberturas en las vistas, sino también para ahorrar energía con sistemas de calefacción adecuados y aislamiento cuidadosamente pensado, y en última instancia reducir el impacto ambiental de la casa. La orientación de la casa también es importante pensando en reducir al máximo el consuo de energía de la red eléctrica. Un buen posicionamiento de los paneles fotovoltaicos, puede ayudar a mejorar hasta un 50% la cantidad de energía que estos generan. Solideo, en este sentido, se involucra desde el principio y acorde a las necesidades de nuestro cliente, a definir una ubicación y orientación óptima de los paneles, incluso en la fase de proyecto de las casa.

Por supuesto, la elección del terreno y el diálogo con el arquitecto, el constructor y los diferentes industriales, incluido por supuesto los especialistas en el diseño energético de la casa como Solideo, serán primordiales para que la arquitectura de la casa responda a la forma de vida de sus habitantes, que esté bien integrada en su entorno, respetando al mismo tiempo las limitaciones económicas. del propietario.


El aislamiento de una casa

Para una casa tradicional sin aislamiento, las pérdidas de calor generalmente provienen de los diversos elementos del edificio en los siguientes órdenes de magnitud: Techo: 30%; Paredes: 25%; Ventilación: 20%; Ventanas: 13%; Suelo: 7%; Puentes térmicos: 5%

La reducción del consumo energético de una vivienda pasa necesariamente por la realización de un buen aislamiento térmico. Por tanto, es imperativo tener en cuenta los distintos elementos de pérdida de calor y, en particular, los que generan las pérdidas más importantes. Según los países y el clima, el aislamiento contra el frío o contra el calor será más o menos importante.

Técnicas de aislamiento para una casa

En lugar de agregar un aislamiento adicional a los elementos débiles en energía térmica, como se hacía antiguamente, el aislamiento moderno encaja directamente en la casa. Por ejemplo, las cubiertas verdes combinadas con la instalación de paneles fotovoltaicos, se utilizan cada vez más porque, además de su atractivo estético, proporcionan un buen rendimiento de aislamiento del techo contra el frío del invierno y el calor del verano, y también pueden usarse para la filtración y recuperación de agua de lluvia.

Con la inercia térmica de las paredes, y las pérdidas de energía por ventilación, la necesidad de mantener una temperatura constante y la regulación higrométrica de las diferentes estancias son parámetros a tener en cuenta durante el diseño del aislamiento. El diseño de la casa en su entorno, el uso de materiales de construcción aislantes de forma natural, dispositivos como aerotermia funcionando de forma prioritaria con energía fotovoltaica o doble acristalamiento, son las mejores prácticas de arquitectura sostenible que conducen a un excelente rendimiento general del sistema.

En zonas muy frías, como las zonas montañosas, se pueden añadir características especiales para favorecer el aislamiento de la vivienda: un hall de entrada para limitar los intercambios de calor al abrir la puerta principal, puertas para aislar pasillos y diferentes plantas con el fin de concentrar el calor de salas de día o de noche.


Materiales ecológicos para la construcción de viviendas

Algunos materiales de construcción implican la presencia en una vivienda de diversos elementos nocivos para el medio ambiente, utilizados en su preparación, tratamiento o uso diario. Para evitar materiales que contengan sustancias nocivas, la construcción con materiales naturales como la madera o productos de origen vegetal (paja, cáñamo, aislantes como lana de lino u otras lanas vegetales) crea estructuras duraderas a la vez que potencia los espacios saludables, estéticos y cálidos. .

Además, estos materiales naturales, en particular la madera, proporcionan de forma natural buenos rendimientos aislantes, eliminan los puentes térmicos a un menor coste y, por tanto, también permiten conseguir ahorros de energía a largo plazo e incluso una climatización natural. Lo mismo ocurre con ciertos materiales del sector agrícola (lana animal, plumas, etc.), abundantes productos minerales (tierra o piedra) o materiales reciclados como la celulosa, que ofrece excelentes propiedades térmicas.

La selección de materiales de producción local cerca del sitio de construcción también reduce las emisiones contaminantes del transporte, al tiempo que apoya la economía local. Los materiales naturales importados tendrán un impacto más fuerte que los materiales menos ecológicos producidos localmente. El balance ecológico de la construcción, teniendo en cuenta no solo el impacto ambiental en el origen durante la producción de los materiales sino también su transporte, ensamblaje y descomposición, permite evaluar el peso total de la construcción de una casa sobre el medio ambiente.


Producción y reciclaje de energía dentro de una casa

Establecer métodos de producción de energía que limiten el uso de combustibles fósiles, especialmente para calefacción y aire acondicionado, es un elemento central en el diseño ecológico de una vivienda. El uso de una instalación fotovoltaica o instalación fotovoltaica con aerotermia es sin duda la mejor forma de producir energía limpia y reducir la huella de carbono de una casa, las facturas de luz o gas y eventualmente aprovechar las producciones locales. Es conocido por todo el mundo pero nunca está de más recordarlo: la energía del Sol es gratuita, verde e infinita. Además la huella medioambiental producida en la fabricación de un panel fotovoltaico (de una placa solar) se recupera con energía verde del Sol en menos de 2 años

Para lograr la construcción de una casa verde, todo este equipamiento debe ir de la mano con una conciencia más global de los habitantes por una vida más verde: carpooling, reciclaje de residuos, consumo orgánico, limitación del uso de envases y bolsas plásticas, etc.

En resumen, una casa ecológica ideal tendría las siguientes características en su diseño, materiales y equipamiento:

  • Forma compacta para reducir la superficie de intercambio de calor con el exterior.
  • Maximizar la exposición y las áreas con ventanas en el sur.
  • Aprovechamiento del paisaje natural y / o implantación de los elementos auxiliares (garaje, sala de máquinas, bodega...) para actuar como amortiguador de aislamiento de la casa contra los vientos y el frío en el lado de los vientos dominantes y el norte.
  • Calefacción por energías renovables, si es posible, con paneles solares y aerotermía que reduce considerablemente las emisiones de CO2.
  • Calefacción por suelo radiante para bloquear las pérdidas de energía del suelo.
  • Casa de madera o cualquier material orgánico, como material de construcción principal.
  • Iluminación con bombillas de bajo consumo y tecnología LED.
  • Impermeabilización y aislamiento de muros mediante lana vegetal o similar
  • Eliminación de puentes térmicos con materiales aislantes.
  • Recolección de agua de lluvia para uso sanitario y riego del jardín.
  • Recolección y reutilización de aguas grises.
  • Techos voladizos que se resguardan del sol en verano y lo dejan entrar durante el invierno.
  • Desde el punto de vista de la jardinería asociada a la casa, plantar árboles de hoja perenne para aislamiento en el norte y árboles de hoja caduca en el sur para crear sombra en el verano y dejar pasar la luz en el invierno y plantas trepadoras para bloquear los rayos del sol en verano.
  • Optimización de la ventilación natural.
  • Aislamiento por nieve acumulada en el techo en zonas frías.

Confíe en Solideo para instalar sus placas solares fotovoltaicas en su tejado. Conocimientos técnicos y experiencia profesional avala nuestros equipos profesional y tecnología. No dude en contactar con nosotros >>

Solideo tiene el compromiso de destinar el 1% de sus beneficios en ONGs y Fundaciones que se dedican a la limpieza de los océanos. Porque forma parte de nuestro ADN, hacer todo aquello que está en nuestras manos, para dejar un planeta mejor a nuestros hijos. 

WhatsApp: 648 693 387 | Teléfono: 933 991 644 | Email: info@solideo.es


Solideo, forma parta de la asociación UNEF, que tiene por objetivo impulsar la tecnología y la innovación para un mundo más sostenible

Síguenos. Únete a nosotros