5 trucos o ideas para ahorrar en la factura de la luz

25.03.2020

La crisis sanitaria provocada por el COVID-19 ha provocado y provocará, posiblemente, una de las crisis económicas también más importantes de los últimos tiempos. Los especialistas ya indican que las medidas excepcionales que el Gobierno ha tenido que poner en marcha para frenar el coronavirus afecta y afectará directamente a los bolsillos de los hogares españoles. Las previsiones sobre las consecuencias económicas todavía no son del todo fiables, pero ante esta incertidumbre, toca ahorrar y gastar menos. Y entre los gastos que debemos analizar y recortar, sin duda, el de la factura de la luz es uno de los que más nos preocupa. De hecho, el precio de la electricidad siempre ha sido una de las preocupaciones más comunes entre los consumidores españoles, puesto que es uno de los gastos que más influye en la economía familiar. De hecho, según indican algunos estudios, los hogares españoles pagan por la electricidad que consumen prácticamente el doble que hace 12 años, mientras que el consumo se mantiene a unos niveles muy similares que por entonces.  

Cómo poder ahorrar en la factura de la luz es una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez, pero que no siempre atendemos o no siempre buscamos la solución y la ponemos en práctica. Ahora es el momento de actuar.

Porque, conseguir un menor gasto en electricidad no es ni imposible ni algo tan complicado. Simplemente hay que poner en práctica algunos consejos, que van desde trucos fáciles y sencillos, hasta decisiones que pueden cambiar la vida del usuario. Pero todo ello con un solo fin: ahorrar en la factura de la luz.

Aquí van nuestras cinco propuestas para poder ahorrar en consumos energéticos en casa. No es imprescindible aplicarlos todos -o sí- pero estamos seguros de que con alguno de ellos se te encenderá la luz y podrás verlo todo mucho más claro. Porque queremos ayudarte a que ahorres en tu factura de la luz, sin que tengas que renunciar al disfrute de poner una lavadora, encender el horno, o disfrutar de tu serie favorita en el televisor, para ahorrar en la luz. Ahí van las cinco ideas que te proponemos:

1. Adapta tu tarifa de la luz a tus hábitos de consumo o cambia de compañía.

No todos tenemos los mismos horarios laborales, ni costumbres, ni hábitos de consumo, por ello, es importante que tu tarifa de la luz esté adaptada a tu ritmo de vida. Parece lógico que si nuestras necesidades energéticas son diferentes, también deberían estar las tarifas eléctricas adaptadas al ritmo de cada uno.

Para ello, deberías contratar la luz con una compañía que permita una tarifa con "discriminación horaria", es decir, con tarifas de dos precios distintos. Un precio más reducido durante determinadas horas del día, y más caro para el resto, es decir, para las horas punta. Este tipo de tarifa es ideal para los hogares que son capaces de concentrar al menos el 30% de la luz que consumen en horario valle (desde las 22 horas hasta las 12; desde las 23 a las 13 en verano). Por ejemplo, si por trabajo estás fuera de casa de 8 de la mañana a 7:30 de la noche, con la discriminación horaria podrías ahorrar hasta un 30% al año. Son tarifas disponibles tanto en contratos con tarifas reguladas PVPC, como para los hogares que están sujetos a una oferta en el Mercado Libre.

Además, es importante también revisar si la potencia contratada es la que realmente se necesita, ya que buena parte de lo que se paga en la factura de la luz es la potencia contratada. Si, por ejemplo, nunca han saltado los plomos, ni cuando has puesto en marcha varios electrodomésticos al mismo tiempo y encendido todas las luces de la casa a la vez, lo más probable es que tengas margen para bajar la potencia contratada y así ahorrar en la factura.

2. Instalar Placas Solares Fotovoltaicas.

Una posibilidad para reducir drásticamente el gasto en la factura de la luz es, sin duda, apostar por las energías renovables, es decir, por la instalación de placas solares fotovoltaicas para el autoconsumo, como las que ofrecemos en Solideo. Con ello, no solo podrás acceder a la auto gestión de la energía que consumas, sino también te permitirá alejarse de los precios marcados por las comercializadoras y ahorrar así en electricidad. Los paneles fotovoltaicos, instalados en el tejado de tu casa, captarán la energía del sol y la transformarán en energía eléctrica. La inversión es inicial, pero a medio y largo plazo el ahorro es considerable. Haciendo números muy aproximados, con una instalación de 10.000 € podrías ahorrar alrededor de 100€ al mes en la factura de la luz, es decir, 1.200 € anuales.

3. Cambiar todas las bombillas por bombillas LED.

Es lo más sencillo para empezar a notar que tu factura de la luz no es tan abultada. Con el simple gesto de cambiar todas las bombillas de casa por bombillas de luz LED (también denominadas diodo emisor de luz), se puede llegar a reducir considerablemente la factura de la luz. Y es que, las LED consumen más de un 80% menos que las luces tradicionales. Bien es cierto que existen en el mercado otros tipos de bombillas también de bajo consumo, pero ninguna consigue el ahorro de las LED. Éstas son las que representan una mayor eficiencia y ahorro real en la factura de la luz. Además, su duración es también muy longeva, por lo que no deberás cambiarlas tan habitualmente.

4. Desconecta todos los aparatos eléctricos en stand-by y realiza lavados cortos o ECO de agua fría en tu lavadora y lavavajillas.

También hay que ir cambiando algunas malas costumbres que por pereza o por pensar que no tienen importancia van sumando y sumando y a final de mes engrosan el gasto de la luz. Nos referimos, por ejemplo, a desconectar siempre todos los aparatos eléctricos en stand-by, pues éstos representan hasta un 20% del consumo total de energía en la vivienda, lo que se puede traducir en unos 70 € al año de gasto que se puede evitar.

Otro de los cambios de hábitos recomendables es optar por lavados cortos, en modo ECO o con agua fría, tanto en el lavavajillas como en la lavadora. Si tu lavavajillas tiene programa Auto, también es una buena opción para ahorrar, ya que de esta manera la máquina mide el grado de suciedad y ajusta la cantidad, la presión y la temperatura del agua para conseguir siempre resultados perfectos con el mínimo consumo.

Y es que, con el cambio de estos -y otros- malos hábitos, a final de mes conseguiremos ahorrar en la factura de la luz.

5. Utiliza la domótica para controlar las luces de casa, la calefacción, etc.

Las nuevas tecnologías también nos pueden ayudar a gastar menos. Porque si tu casa está equipada con sistemas de domótica podrás controlar el gasto generado por los electrodomésticos. Ya que son éstos los que suponen el mayor consumo energético en las viviendas. De hecho así se concluyó en el Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2011-2020 del Ministerio de Industria, donde se indicó que la utilización de la domótica en los hogares permitiría un ahorro de energía de hasta un 25% en la factura. Y es que, con la domótica el consumidor puede controlar prácticamente todos los electrodomésticos que tiene en el hogar de una forma muy fácil y a distancia, bien desde su smartphone o desde una tableta o un ordenador.

Así, se puede decidir el momento exacto para apagar determinados electrodomésticos, las luces, la calefacción o cualquier otro dispositivo que esté conectado a la electricidad. Además, con la domótica también se está al corriente de cuándo se supera el límite de consumo energético contratado, o incluso, este sistema inteligente puede decirnos qué apartados deben estar o no encendidos en cada momento para lograr el objetivo: un ahorro máximo de energía en el hogary, por tanto, en la factura de la luz.

Además, la domótica y la energía solar fotovoltaica pueden ir de la mano, ya que la domótica nos ayudaría a controlar los cambios tan repentinos de temperatura debido a la irradiación solar, adaptando acorde a cada situación.

Como decíamos al principio, lo importante es hacer algo. Con estos cinco consejos seguro que podrás alcanzar tu objetivo: ahorrar en la factura de la luz 

Entradas Relacionadas: