5 Consejos para ahorrar energía en casa

21.04.2020

Todos soñamos con poder ahorrar en la factura de la luz, uno de los gastos ineludibles y más costosos en todos los hogares. Porque, gestos tan sencillos como poner la lavadora, calentar un vaso de leche, planchar, preparar la comida o encender la luz de la habitación son cada vez más caros. Por ello, conseguir en nuestros hogares un ahorro energético es algo muy importante y muy deseado. Algo que, sin embargo, se puede lograr simplemente cambiando algunos hábitos y costumbres, y variando también algunas estrategias energéticas domésticas. Porque con solo unos sencillos cambios, la factura de la luz se puede reducir considerablemente, el objetivo de todos.

Pero, la pregunta es, ¿cómo conseguirlo? ¿Qué debemos hacer para poder ahorrar energía en casa? ¿Cómo y cuándo notaremos una reducción del importe de la factura de la luz?

La respuesta resumida sería, teniendo constancia y determinación el objetivo se consigue casi de forma inmediata. Porque manteniendo unos hábitos que nos permitan conseguir este objetivo y tomando decisiones que pueden cambiar nuestra vida (y el monto de la factura de la electricidad) es lo único que se necesita para ahorrar.

Aquí, queremos proporcionarte algunos consejos sencillos que precisamente te ayudarán a ahorrar energía en casa, y que te permitirán gastar menos cada mes en electricidad.Puedes aplicarlos todos, o empezar por algunos más fáciles y de resultados más evidentes y rápidos, o puedes ir aplicándolos paulatinamente todos. Lo que está claro es que, si los aplicas, conseguirás ahorrar energía en casa y reducir tus gastos.  

1. Substituye todas las bombillas que tengas en casa por otras de bajo consumo.

Desde que Thomas Edison patentó la bombilla de carbono en el año 1880 (posteriormente, en 1904, la mejoró incluyendo un filamento de tungsteno), las bombillas incandescentes han sido las más comercializadas y usadas de la historia. Pero el problema fundamental de este tipo de luces es su producción lumínica, ya que emite luz, efectivamente, pero también calor. 

Es por ello que la eficiencia de estas bombillas es muy baja, por no decir inexistente, debido a que se genera una energía en forma de calor innecesaria. En los años 90 del siglo XX ya empezaron a aparecer y a perfeccionarse las bombillas de tipo LED, que debido a su eficiencia y larga durabilidad pronto se popularizaron. Hoy en día, está demostrado que tanto las LED, como las bombillas de bajo consumo, pueden suponer hasta un 80% de ahorro en comparación a la bombilla tradicional, puesto que convierte la energía únicamente en luz y no en calor. 

Además, la vida útil de esta bombilla es hasta diez veces superior que la de la bombilla convencional. Por lo que, si en tu vivienda utilizas solo este tipo de bombillas, notarás un importante ahorro energético y, por tanto, ahorrarás en la factura de la luz. 

2. Apaga las luces innecesarias y aprovecha la luz natural.

Son consejos que parecen obvios, pero si adoptamos el hábito de estos pequeños gestos tan habituales y comunes en nuestro día a día, como son el apagar las luces si no las necesitamos, o los aparatos que están en la función "stand by", o si utilizamos los electrodomésticos solo cuando se necesitan realmente o, incluso, si sabemos aprovechar la luz y el calor del sol, poco a poco ahorraremos en la factura de la luz. 

De hecho, en un país con tantas horas de luz como es el nuestro, aprovechar las bondades del "astro rey" parece algo obvio. Sin embargo, no lo aprovechamos todo lo que se podría y se debería. y eso que es una energía, la solar, inagotable. De ahí, el siguiente consejo. 

3. Utiliza placas de energía solar fotovoltaica 

Ya hemos comentado el como funciona la energía fotovoltaica en España. A día de hoy es viable instalar placas de energía solar en tu hogar y producir tu propia energía. 

Es el futuro, pero también ya es el presente. Las energías renovables son una opción cada vez más demandada por la sociedad tanto para cuidar del medio ambiente, en estos momentos de emergencia medioambiental, como también es una opción más que válida para conseguir ahorros considerables en el gasto dedicado a pagar la factura de la luz. Y entre las energías renovables, la energía solar es la que tenemos todos más a nuestro alcance, porque, como decíamos en el punto anterior, vivimos en un país con muchas horas de sol al día, hecho que podemos aprovechar más de lo que lo hacemos ahora. El sistema de placas solares es bastante sencillo, y requiere de poco mantenimiento. 

Puedes optar por una instalación independiente de autoconsumo, que se apoyará en baterías que almacenarán la energía, también puedes informarte de como se instalan las placas solares para el autoconsumo. De esta manera, contarás con un suministro constante y continuado en el tiempo: es la manera de tener electricidad en cualquier lugar, sin pagar los elevados costes de transporte de la red de distribución eléctrica. Y por otra parte, está el modelo de placas de energía solar conectadas a la red eléctrica, un sistema conectado a un circuito interno de consumo y a la red general. En este caso, si en un momento puntual necesitas más electricidad que la generada por tus placas fotovoltaicas, siempre tienes a tu disposición la red eléctrica. Además, puedes optar solo por autoconsumir la energía o vender la energía verde sobrante a las empresas de electricidad y cobrar por ello. 

En cualquier caso, en Solideo te podemos asesorar para que consigas instalar en tu hogar el mejor sistema de energía solar, el más adecuado a tus necesidades y a tu presupuesto. Tanto en un caso como en otro, los paneles fotovoltaicos instalados en el tejado de tu casa (o en el terreno de tu propiedad), captarán directamente la energía del sol y la transformarán en energía eléctrica que podrás utilizar. Efectivamente, en un principio se ha de realizar una inversión inicial, pero el ahorro se nota de forma rápida, a medio y largo plazo. Aproximadamente, con una instalación de 10.000 € podrías ahorrar unos 100€ al mes en la factura de la luz, es decir, 1.200 € anuales.

4. Utiliza la domótica en casa y minimiza los gastos en electricidad. 

 La tecnología siempre, o casi siempre, está al servicio de la humanidad. Y en el caso de la domótica, podría decirse que no solo está al servicio de la sociedad, sino de nuestros bolsillos. Porque una vivienda que utiliza la domótica eficientemente puede ahorrar también en el gasto energético. 

De hecho, el uso inteligente de los electrodomésticos y de la luz en casa, gracias a la domótica, puede proporcionarnos hasta un 30% de ahorro energético. Veamos cómo. Por ejemplo, controlando la iluminación. Con la domótica, nuestra vivienda contará con sensores automáticos que ajustan la intensidad de la luz a la presencia de personas en una estancia o al momento del día. 

También podemos controlar de forma automática el encendido y apagado de las luces para evitar que se queden encendidas. Lo mismo sucede con el sistema de aire acondicionado o calefactor, que podemos regularlo automáticamente, para ahorrar energía. Y otro de los temas que podemos controlar gracias a la domótica es el apagado de los aparatos con sistema de "stand-by". 

Hoy en día existen aplicaciones que detectan aquellos electrodomésticos que están en espera y gestionan su consumo, o que programan de forma automática el encendido y apagado de dichos electrodomésticos teniendo en cuenta el horario y momento del día en el que el precio de la energía es más bajo.

5. Ajusta la potencia eléctrica de casa a tus necesidades, sin malgastar. 

Si controlas eficientemente el uso de la electricidad en tu hogar, y si ya has reducido al máximo tu consumo eléctrico, pero no consigues que tu factura de la luz muestre una bajada significativa, es porque con toda probabilidad tienes más potencia contratada de la que realmente necesitas. Es un hecho bastante habitual, dada la complejidad de algunas facturas y contratos de la luz, pero también es algo que podemos solucionar relativamente fácil. 

Según la Asociación de consumidores de energía (ANAE), los ciudadanos regalamos alrededor de unos 8.000 millones de euros cada año a las compañías eléctricas por tener contratada una potencia superior a la necesaria. Es por ello, que ajustarla a su valor real supondría un considerable ahorro anual en tu recibo de la luz. El objetivo tan deseado. Para calcular la potencia de electricidad que necesitas en tu vivienda hay que debes el consumo de los distintos electrodomésticos de tu casa, teniendo en cuenta los que están permanentemente en funcionamiento (frigorífico, caldera, etc.), que no todos los electrodomésticos consumen su potencia de golpe al encenderse, sino que lo hacen de forma progresiva o intermitente, y que no todos se utilizan al mismo tiempo, pero dejando un cierto margen para poder usar algunos de forma simultánea. 

La asociación de consumidores Facua ofrece una calculadora de potencia que te ayudará a hacer una estimación del consumo de tus electrodomésticos para, en función de tus necesidades, ajustar la potencia contratada. Pero también hay otra manera de saber si tienes más energía contratada de la que necesitas, una forma "casera" de comprobarlo. Debes conectar a la vez los electrodomésticos que más consumen (horno, microondas, vitrocerámica, lavadora, secadora, lavavajillas, frigorífico, aire acondicionado o calefacción, ordenador, televisor, plancha, radio, aspirador, etc.). En ese momento, y después de 10 o 15 minutos de uso, si el ICP de tu instalación no salta, es que tienes contratada más potencia de la que jamás vas a usar y a necesitar.  

Solideo tiene el compromiso de destinar el 1% de sus beneficios en ONGs y Fundaciones que se dedican a la limpieza de los océanos. Porque forma parte de nuestro ADN, hacer todo aquello que está en nuestras manos, para dejar un planeta mejor a nuestros hijos.

WhatsApp: 648 693 387 | Teléfono: 933 991 644 | Email: info@solideo.es

(pulsa sobre el número de telefono o email para contacto)  


Solideo, forma parta de la asociación UNEF, que tiene por objetivo impulsar la tecnología y la innovación para un mundo más sostenible

Síguenos. Únete a nosotros