¿Porqué tiene sentido hacer una instalación de autoconsumo fotovoltaico como si fuera una operación financiera?

04.03.2020

Muchos de nuestros clientes y así también lo vemos nosotros desde Solideo, vemos una instalación de autoconsumo fotovoltaico como si se llevara a cabo una inversión financiera. Es decir, se propone llevar a cabo una inversión inicial donde se pronostica de forma fiable un retorno de la inversión con forma de un flujo de caja mensual (cash flow) vehiculizado con un descuento sustancial de la factura de la luz y un punto donde, mediante este flujo de caja mensual o cash flow, se genera un punto donde la inversión y el retorno se igualan (el break even) ya partir de ese momento, situado más o menos entre el 3 y 5 años de la inversión, el cash flow ya sólo representa beneficio para el propietario de la inversión. Como la garantía de las partes críticas de la instalación son de 25 años, tenemos garantizado un flujo de caja que representarán beneficios netos a la inversión entre los 3-5 años hasta los 25 años.

De todos modos, que los equipos críticos tengan una garantía de 25 años, no quiere decir que estos tengan que remplazarse a los 25 años a la fuerza si no, al contrario, nuestra inversión (nuestra instalación) puede seguir rindiendo durante los 30, 35 o 40 años, hasta que su rendimiento, mermando con los años, ya valga la pena (también desde un punto de vista financiero), renovarlos mediante la re-inversión sobre la misma instalación fotovoltaica.

Por lo tanto, efectivamente, en una época que nos ha tocado vivir donde el rendimientos de la inversiones bancarias son muy bajas debido al bajo precio del dinero, una instalación de autoconsumo fotovoltaico, presenta una rentabilidad muy atractiva comparado con el riesgo asociado que tiene. 

Haciendo números muy aproximados, con una instalación de 10.000 € en donde nos ahorramos 100 € al mes con electricidad en la factura de la luz (1200 € anuales), tenemos una inversión que nos renta un 12%, muy por encima de cualquier operación financiera de bajo riesgo que podemos contratar a día de hoy. De este modo, llegamos a la conclusión que invertir en autoconsumo fotovoltaico es una inversión muy atractiva desde el punto de vista financiero. Más aún cuando en estos 1200 € anuales podemos añadir como flujo de caja adicional, los que dejamos de pagar por las bonificaciones del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) donde, muchos ayuntamientos, los sitúan al 50% durante 3, 4, 5 e incluso 7 años.

Una de las preguntas de nuestros clientes que ven la instalación fotovoltaica como un producto financiero, radica en el riesgo de la misma. Cuánto seguro es que estos 1200 € anuales seguirán siendo 1200 € anuales de aquí a 15, 20 o 25 años?

La respuesta es sencilla de explicar ya que, desde Solideo, tenemos muy acotados, aquellos parámetros o decisorios de que esto se podrá mantener en el tiempo. El primero de todos es la capacidad de la instalación de convertir la energía solar con energía eléctrica. En este sentido, la garantía de producción de energía y de producto de las placas fotovoltaicas que ofrecemos en Solideo de 25 años, como hemos comentado, gracias a los acuerdos que tenemos con nuestros proveedores estratégicos, nos da total tranquilidad en este aspecto . 

El segundo punto, es la cantidad de energía que nos vendrá en un futuro del Sol. En este sentido, sobre todo creemos debido al cambio climático, cada vez tenemos de media más radiación solar a lo largo de los 12 meses del año y creemos que a corto y medio plazo, esta evolución no cambiará: menos días de lluvias y más días de Sol, sobre todo manifestado a nivel relativo durante el invierno, creemos que será la tónica general los próximos años. 

Finalmente, el último punto, según nuestro criterio, es un cambio regulatorio. En este aspecto creemos que ante la imposición de la Unión Europea de poner orden y cordura a la normativa legal en España en cuanto al autoconsumo fotovoltaico y, recordando que Europa ha declarado la emergencia climática (28 de noviembre de 2019), las connotaciones ligadas a la ley, sólo pueden que tender a favorecer la instalaciones o inversiones en autoconsumo fotovoltaico.

Para terminar, como todos sabemos, las inversiones pueden o suelen estar financiadas, y las instalaciones fotovoltaicas no son una diferencia. En este sentido, las entidades bancarias tienen productos específicos para la inversión en fotovoltaica de autoconsumo y, Solideo, tiene convenio en diferentes entidades bancarias para cubrir las instalaciones de nuestros clientes. Por lo tanto de forma muy sencilla, organizamos todos los trámites administrativos con el banco, para que nuestro cliente, pueda financiarse su instalación, buscando como objetivo de cuota mensual de la financiación, el ahorro en la factura de luz (de forma media) que se genera gracias a la instalación fotovoltaica. 

De este modo, nuestro cliente, termina, a fin de mes pagando más o menos lo mismo, pero en vez de pagarlo a la empresa eléctrica de forma integra, paga la misma cantidad, una parte a la empresa eléctrica y la otra parte a la financiación de la instalación. Por lo tanto, podemos decir que sin variar demasiado lo que se paga cada mes durante los primeros años (3-5 años), se puede disfrutar de una instalación fotovoltaica donde tenemos una garantía de producción de 25 años. Sin duda, una operación muy ventajosa para nuestros clientes.

Por lo tanto, como podemos ver, efectivamente, no sólo una instalación fotovoltaica se puede ver como una inversión financiera, si no en la mayoría de casos, como una inversión financiera muy atractiva, con un retorno de la inversión a corto plazo y un riesgo asociado muy bajo.

No dude en contactar con nosotros para tener más información sobre las instalaciones fotovoltaicas, tanto residenciales como para empresas >>